El comunicador digital y el feedback de las audiencias online

Jul 25th, 2011 | By admin | Category: Portada

Hemos dedicado este número de la revista al tema de las “Redes sociales y las nuevas tecnologías de la comunicación”, al ser parte de este sistema de comunicaciones online, nuestra revista Comunicación Participativa para el Desarrollo, ofrece su perspectiva de contenidos y uso de los medios pensando en los medios como herramientas y estrategias para lograr mayor participación con  relaciones sociales de aprendizaje y conocimiento.

Para nosotros la mejor comunicación es siempre una mayor participación y respeto por la diversidad cultural.

Estamos frente a un cambio cultural, donde la revolución está en la “normalidad” en la que una parte de la sociedad contemporánea, especialmente los más jóvenes, usa los medios para relacionarse y auto-representarse. Pero también para tomar decisiones, dar una opinión, refutar y hasta hacer compras online.

Las revoluciones de este cambio cultural están en escribir en digital y producir contenidos utilizando los multimedios.

Por otro lado, dirigirse a una audiencia de seguidores o comunidades online se está convirtiendo en el nuevo espacio de socialización y transacciones.

Todos estos cambios son el resultado del paso del papel al digital, el paso del uso de los medios a Internet y la socialización cara a cara por una relación más bien mediatizada.

Estas formas del comunicar han inaugurado un nuevo sistema de producción de contenidos donde los productores de las informaciones y las comunicaciones no son solo los medios sino también las personas.

Hoy en día medios y personas comentan los hechos de la realidad en comunidades virtuales, blog, chats, videoconferencias y redes. La primicia en el periodismo pasa por el Twitter (pocas líneas de texto transmitidas por el teléfono móvil). La velocidad de la noticia depende de la rapidez de escritura en un celular.

Los canales de información son dinámicos y la masa de información aumenta segundo tras segundo acumulando textos e imágenes de una historia, una denuncia, un evento, una declaración, en fin de un hecho de interés público. Todos tienen derecho a comentar los hechos y a denunciar, eso ocurrió con las movilizaciones de los países árabes, en Túnez y Egipto, que utilizaron Internet para convocar movilizaciones populares y mostrar con vídeos y fotos los abusos de las dictaduras que las gobernaban y que luego fueron derrocadas por movilizaciones populares.

Con los nuevos medios digitales, la dimensión privada ha entrado a una esfera pública, hay una frontera muy estrecha que divide pudor y exposición. Se está redescubriendo una identidad pública en las nuevas tecnologías de la comunicación y en las redes sociales, que a veces (en los casos más dramáticos) se camuflan, esconden o se presentan lúdica o peligrosamente tomando nombres y sobrenombres de personajes mundiales especialmente deportistas, cantantes, actores de cine, políticos y artistas.

En relación al acceso a las nuevas tecnologías de la comunicación se están dando pasos agigantados generándose en las ciudades zonas de conexión Wi-Fi y banda ancha. Diferentes universidades del mundo y entre ellas nuestro ateneo la Pontificia Universidad Gregoriana imparten formación a distancia a través de Internet.

Los periódicos del mundo están digitalizando sus ediciones diarias y como dijo un periodista español, Juan Cruz comentando las declaraciones de un periodista francés, fundador de Le Nouvel Observateur Jean Daniel,  “el futuro de los periódicos será que esas publicaciones se convertirán en los suplementos de las páginas web”.

Todas estas conexiones e interacciones están replanteando el rol de los comunicadores que se interrogan si las audiencias del mundo necesitan más imágenes que textos o más audiovisuales que fotos.

Esta dinámica de producción de contenidos utilizando las nuevas tecnologías de la comunicación invita a diferenciar usos, roles y criterios por parte del usuario de los medios. Estamos entrando a un tiempo en el que el internauta debe entrar tarde o temprano a la realidad virtual, pero con criterio y respeto, por las personas que acceden a esa red de redes donde las imágenes y las palabras buscan aquello que siempre busca el ser humano: un sentido de vida, un elemento, un hecho, algo que lo siga motivando, inculcando, acompañando a entender y vivir la vida cotidiana.

Una vida real que está representada fuera del entorno virtual y que espera allí fuera de la pantalla del ordenador o del iPhone. Frente a las nuevas tecnologías el internauta está llamado a generar su propio equilibrio. Mientras que, por su parte, el profesional de la comunicación debe esforzarse cada vez más a formarse una lectura crítica de los medios y las audiencias.

Hoy la comunicación es una cuestión de formas y canales, al igual que estrategias para que los contenidos se vean y lleguen a las diversidades de los públicos, el comunicador (en los medios) ya no está solo, a su lado está el feedback rápido de las audiencias online.

Esta edición incluye artículos de: Minerva Hernández García, Patricio Vázquez, Yadira G. Nieves Pizarro, Ary Waldir Ramos Díaz, P. Ariel Beramendi y Luis Vicente Sepúlveda Romero.

Buena lectura.

Leave a Comment