Radio y televisión Infantil: Una experiencia de inclusión, comunión y participación

Jul 25th, 2011 | By admin | Category: Artículos

Por: Luis Vicente Sepúlveda Romero

Profesional en Ciencias Bíblicas de la Universidad Minuto de Dios (Bogotá)

Resumen

El colectivo de comunicación para la infancia RIA, se concibe como un espacio de participación e inclusión para la infancia, a través de los proyectos “El tren de la fantasía” y “Mi mejor amigo” en la arquidiócesis de Tunja (Colombia). La opción del trabajo en medios de comunicación desde el enfoque de derechos de los niños, ha permitido generar un proceso que en este mes, cumple diez años de trabajo. En el presente artículo, el autor expone algunas reflexiones sobre los aprendizajes adquiridos durante este tiempo con niños y jóvenes en una emisora de radio y canal de televisión local. 

Palabras clave: colectivo de comunicación infantil, participación, derechos de participación radio y televisión infantil.

Introducción

La convención de los derechos de los niños, proclamada en 1989, permitió que los Estados de todo el mundo tuvieran un instrumento jurídico para actualizar las legislaciones locales en un marco de defensa y derechos de los niños. A este esfuerzo, se suma el de la sociedad y la familia por crear ambientes protectores para la infancia y propicios para el desarrollo integral de los niños.

Uno de los grandes aportes de la convención, fue la inclusión de los derechos de participación. En este sentido, se constituye un cambio de paradigma sobre la concepción adulta que se tenía sobre la niñez. Anteriormente, los niños eran vistos como seres incapaces, imperfectos y dependientes totalmente de los adultos. Incluso la palabra “infante” proviene del latín “infans, -antis” que significa “el que no tiene voz”.  Con la llegada de la revolución francesa en el siglo XVIII, comienza el cambio de la concepción de niñez, que tenía una connotación negativa, a una más positiva y en consideración como sujetos de derechos. A partir del siglo XIX, ya hay una distancia entre el adulto y el niño, especialmente gracias a los aportes de la naciente psicología infantil que comenzó a dar protagonismo a los niños en su proceso de desarrollo.

 La Experiencia del Colectivo de Comunicación para la Infancia

La Madre Iglesia reconoce que estos instrumentos, rectamente utilizados, prestan ayuda valiosa al género humano, puesto que contribuyen eficazmente a recrear y cultivar los espíritus, y a propagar y a afirmar el Reino de Dios”

 Inter Mirifica”, numeral 2.

Comenzamos esta aventura, convencidos de que, los medios de comunicación contribuyen al desarrollo de las niñas y los niños, promueven su participación en la actividad misionera de la Iglesia, canalizan sus potencialidades lúdicas, artísticas, expresivas, humanas, culturales y espirituales. Somos un colectivo de comunicación sin ánimo de lucro de carácter religioso, siendo ajenos a toda actividad de índole política – partidista.

Algo de HistoRIA

RIA nace, junto con la creación del canal de televisión de la Arquidiócesis de Tunja Telesantiago Canal 21, en noviembre del año 2000, cuando un grupo de niños, niñas y jóvenes pertenecientes a la Normal Superior y el Seminario Mayor, con muchos sueños e ilusiones, decidimos zarpar hacia la travesía de llenar de sonrisas y alegría a muchos niños y niñas que en nuestro país sufren por diversas circunstancias. De esta manera se crea el programa de Televisión “Mi Mejor Amigo”. En ese mismo año, a través de la convocatoria realizada por la emisora de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia UPTC  logramos consolidar el programa radial “El Tren de la Fantasía”, programa que actualmente se transmite sábados y domingos a las 9 am por los 104. 1 la FM Universitaria.  

¿Cómo ha beneficiado la radio y televisión a los niños y jóvenes del colectivo?

Ha sido un complemento para la actividad pastoral: Los niños, niñas y jóvenes que normalmente han acompañado los programas, provienen de movimientos apostólicos como la pastoral juvenil, pastoral de misiones, infancia misionera, entre otros. Los programas de radio y televisión han hecho visible el trabajo que se hace al interior de estos movimientos.

Ha enriquecido el vocabulario, el nivel de expresión oral y amplía el conocimiento de la lengua: La constante práctica de ejercicios de competencia comunicativa como la expresión, transmisión de mensajes, narración, lectura, argumentación, explicación, improvisación, relación y memorización, han hecho que los niños participantes crezcan en las competencias referentes a la lectura y escritura.

Ha propiciado procesos de investigación e información: Las necesidad de investigar para brindar información y para tratar temas que habitualmente no son tratados, es un buen ejercicio que permite a quienes intervienen en la programación de la emisora y del canal, a quienes hacen parte de ellos y a quienes reciben sus mensajes, adquirir nuevos conocimientos y sobre todo hacer parte de una cultura investigativa.

Ha preparado para la vida social y fomentado el trabajo responsable y en equipo: La radio y la televisión es una excelente oportunidad para crear espacios de socialización de los niños, niñas y jóvenes.

RETOS PARA LOS PRÓXIMOS AÑOS DE TRABAJO

Sin duda, los retos que siguen para el colectivo de comunicación para la infancia RIA es la de organizarse formalmente como una organización civil y eclesiástica, con una organización interna a través de sus estatutos que le permitan una organización más clara y así lograr el apoyo económico de entidades que hacen donaciones a favor de la niñez. Otro reto importante es la de seguir trabajando en la formación y capacitación permanente de quienes han coordinado los programas de radio y televisión.

Y sobre todo, seguir trabajando por extender el Reino de Dios, seguir trabajando por los derechos de la infancia, para hacer de nuestro país un territorio más justo y más incluyente.

BIBLIOGRAFÍA

CONCILIO VATICANO II. Decreto Inter Mirífica. Madrid: BAC, 1968.

PROYECTO DE COMUNICACIÓN PARA LA INFANCIA. Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Radio Escolar Infantil. Una Aventura de quijotes, mosqueteros y tripulantes. Bogotá. 2000.

Leave a Comment